algas negras

Las algas negras en la piscina

Las algas negras en realidad no son algas, sino bacterias con pigmentos fotosintéticos. Las del grupo Phylum se denominan cianobacterias y, aunque no son patógenas, pueden ser extremadamente tóxicas y están relacionadas con enfermedades neurológicas y reacciones de sensibilidad cutánea.

Así, la presencia de algas negras en una piscina no sólo es antiestética, sino que el contacto con ellas puede ser peligroso. Una cianobacteria común en las piscinas es la Phormidiacea, de la que hay muchas especies diferentes. El tamaño de la bacteria oscila entre las 0.5 micras y las 60 micras. Es la célula procariota más grande (células sin núcleo o membrana interna). La bacteria forma cadenas que dan la apariencia de manchas negras sobre el hormigón y el gresite y especialmente en la lechada del gresite.

Comprender que la bacteria depende del entorno es la clave para entender cómo resolver el problema en la piscina.

La lechada entre los azulejos, los propios azulejos que han sido corroídos por sulfatos, el hormigón y la capa de gel en la fibra de vidrio son todos ellos micro-porosos. La bacteria vivirá en la superficie y  también dentro de ella por lo que el limpiar con un cepillo no eliminar las algas. Se eliminará la bacteria superficial pero rápidamente volverá a aparecer debajo de la superficie.

Se puede utilizar hipoclorito y será efectivo si se usa en una alta concentración. Sin embargo, por el proceso de selección natural la bacteria se volverá resistente y volverá de nuevo. La clave es la cantidad de desinfectante utilizado y la calidad del agua.

Fosfatos:

Cuanto mejor sea la calidad y control del agua, menos será la concentración de nutrientes y más difícil será para la bacteria crecer. Uno de los nutrientes esenciales son los fosfatos: eliminando los fosfatos prácticamente se detiene el crecimiento de las bacterias y algas. Y para reducir los la concentración de fosfatos a cero se puede utilizar NoPhos.

El tratamiento con NoPhos debe ser continuo, incluso cuando la concentración esté a cero, porque los fosfatos pueden entrar por la lisis de bacterias e introducirse de nuevo en la solución. La disolución de  fosfatos inorgánicos minerales,  como calcita o estruvita introducirán también más fosfatos. Por ello, hay que continuar con el uso de NoPhos y asegurarse de que la concentración de fosfatos esté siempre a cero. Las cianobacterias comenzarán a desaparecer gradualmente, pero harán falta unas seis semanas para que el efecto empiece realmente a notarse.

El ácido hipocloroso no es eficaz contra las cianobacterias, sin embargo el dióxido de cloro funciona muy bien porque es liposoluble y se difunde a través de la pared celular, por ello es muy difícil que las cianobacterias se vuelvan resistentes al dióxido de cloro.

Oxidación: ACO

De Dryden Aqua actúa como un bloqueador solar para el agua. Las cianobacterias que crecen en la superficie de la piscina necesitan luz solar. ACO elimina algunas de las longitudes de onda que las algas necesitan y de esta manera ralentizan el crecimiento de las mismas. ACO también genera radicales hidroxilos que son muy oxidantes. al igual que sucede con el dióxido de cloro, es imposible que las cianoacterias desarrollen resistencia a la oxidación por radicales libres.

Resumen:

La solución para controlar las cianobacterias (algas negras) en las piscinas es asegurarse de que la piscina tiene la mejor calidad de agua posible y esto se consigue con el sistema DAISY + de Dryden Aqua. Todos los demás enfoques se basan en utilizar una gran cantidad de productos químicos de limpieza, que son tóxicos (incluyendo algicidas que contienen cobre o incluso otros productos químicos más tóxicos). El método de Dryden Aqua de Ps-Pool Equipment aborda en problema en su origen y permite que las algas sean controladas y eliminadas de una manera segura y ambientalmente sostenible.

Artículo escrito por el Dr. Howard Dryden de Dryden Aqua

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba